Todos los grifos disponen de un filtro en la parte final del caño, este filtro (con forma de rejilla) detiene todas las impurezas que pueda contener el agua.>
Es importante que este filtro se limpie regularmente ya que de otra forma el caudal es muy irregular y producirá salpicaduras.
El sistema de limpieza es muy sencillo ya que sólo es necesario una llave inglesa para desenroscar el filtro. 

                                                                    
 
Una vez lo hemos quitado el filtro lo colocamos bajo el grifo para que el agua lo vaya limpiando.
En algunos casos es necesario usar algún instrumento tipo mondadientes o cepillo para poder limpiar perfectamente la rejilla. Antiguamente se limpiaban con vinagre caliente para eliminar la cal que se va quedando adherida.
 
Después de limpiarlo, vuelve a montarlo y comprueba que el flujo de agua ahora es regular.
 

El Equipo de CalorOnline