VALVULAS TERMOSTÁTICAS PARA RADIADORES

 

Las válvulas con cabezal termostático son una buena solución para controlar la temperatura y ahorrar energía.

El sistema para controlar la temperatura debe incluir también un termostato  o cronotermostato en la habitación principal.

Este elemento es imprescindible por normativa.
Las válvulas con cabezal termostático se colocan en todos los radiadores, excepto en la habitación donde se ha colocado el termostato.

 

¿Cómo funciona la instalación de calefacción?

La caldera calienta hasta alcanzar la temperatura indicada en el termostato, en ese punto se apagará y encenderá para mantener esta temperatura constante.

La temperatura se medirá en la habitación donde esté situado el termostato. En el resto de las habitaciones habrá siempre una temperatura igual o inferior a la de la habitación del termostato.
 

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de usar un cronotermostato y cabezales termostáticos?

En los radiadores donde hayamos colocado las válvulas termostáticas podemos controlar la temperatura. 
Así, las habitaciones que menos utilizamos pueden estar a menor temperatura, teniendo siempre en cuenta que nunca podremos tener la temperatura por encima de la habitación donde está el termostato.
 
Los cabezales termostáticos están calibrados para tener en cuenta la diferencia de temperatura que puede haber entre el radiador (lugar donde están situados) y el resto de la estancia, pero debemos tener en cuenta que puede haber una desviación, mínima, pero existente.
 
Recientemente han aparecido en el mercado nuevos cabezales termostáticos y kits controladores que nos permiten incluso controlar la temperatura en las habitaciones por una conexión a internet, sin tener que estar en casa. 
 
Ya no tienes excusa para no controlar tu consumo.